La acupuntura se usa como método curativo desde hace siglos por la medicina tradicional china, que entiende la enfermedad como la consecuencia de un desequilibrio de la energía vital que circula por el organismo. 

Se utiliza principalmente para el alivio del dolor, en combinación con otros tratamientos. Sus practicantes también la recomiendan para tratar enfermedades. El profesional de esta terapia tiene que determinar el problema y señalar las zonas en las que se ha alterado ese flujo de energía para utilizar su técnica sobre ellas y, de este modo, restablecer el equilibrio perdido.